Archivo mensual: noviembre 2016

CALDERAS DE CONDENSACION

curso-peisa-calderas-de-condensacionAnte la aparición en el mercado local de las nuevas calderas de condensación, el staff técnico de Cariló Ingeniería participó en una jornada de capacitación y entrenamiento en las instalaciones de la firma PEISA. Estas calderas tienen la capacidad de generar agua caliente a bajas temperaturas y con un rendimiento superior al de las calderas convencionales. Esto es así porque aprovechan el calor latente de condensación del vapor de agua presente en los gases de combustión.
Según vimos en la nota “Aspectos teóricos de la calefacción (3)“, una sustancia puede entregar calor mientras esté cambiando su estado en un proceso exotérmico.
Los hidrocarburos utilizados como combustibles están compuestos, precisamente, por carbono e hidrógeno. Sustancias que al mezclarse con el oxígeno del aire durante la combustión, producen dióxido de carbono y agua en estado gaseoso. Los artefactos convencionales expulsan a la atmósfera estos productos, que se encuentran a más de 150ºC. Pero si antes de desecharlos se permite que el vapor de agua se condense se puede recuperar parte del calor sensible (al disminuir la temperatura hasta alcanzar el punto de condensación) y del calor latente producto del cambio de estado exotérmico. Todo esto redundaría en una sustancial mejora del rendimiento del artefacto.

Anuncios

Aspectos teóricos de la calefacción (3). Calor sensible, calor específico y calor latente.

Resulta intuitivo pensar que cuando un cuerpo recibe calor su temperatura aumenta irremediablemente según su capacidad propia. Pero no siempre es así. Veamos.
Por lo general, es cierto que cuando un cuerpo recibe calor se produce un aumento de la temperatura del cuerpo conforme su capacidad intrínseca de hacerlo. Cuando esto sucede, el calor recibido por el cuerpo se conoce como “calor sensible”, pues es un calor que se puede notar al provocar un aumento de temperatura. Claro está que no todos los cuerpos reaccionan de la misma manera ante la recepción de una misma cantidad de calor recibida. La temperatura aumentará conforme la sustancia que compone el cuerpo. La característica propia de cada sustancia y que impone la relación entre cantidad de calor recibida y salto térmico es el “calor especifico” de la sustancia. Por ejemplo, el calor específico del agua es ce=1 cal/kg ºC. Esto indica que si a 1kg de agua le suministramos 1cal de calor, su temperatura aumentará 1ºC.
Pero cuando una sustancia se encuentra en las condiciones justas para un cambio de estado (combinación precisa de presión y temperatura, p. ej: 1bar y 100ºC para el agua) utiliza el calor recibido para producir el cambio de estado en caso de que dicho cambio sea del tipo endotérmico. Es decir, un cambio de estado que necesita recibir calor para producirse. De sólido a líquido y de líquido a gaseoso.
Cuando el cambio es inverso, de gaseoso a líquido o de líquido a sólido, la sustancia necesita liberar calor. Esos cambios reciben el nombre de exotérmicos.
Mientras transcurre el cambio de estado, el calor es recibido o entregado por el cuerpo pero sin provocar un aumento o disminución de su temperatura. La energía es utilizada en el proceso de transformación solamente no pudiendo ser percibida. El calor intercambiado en el proceso de cambio de estado es conocido como “calor latente”.