Galería

Nuestro protocolo en los sistemas de piso radiante por agua caliente

Cuando recibimos la solicitud de cotización procedemos de la siguiente manera:

  • Analizamos el plano del proyecto (lo podemos recibir en soporte magnético o impreso). De este análisis obtenemos:
    • Dimensiones de cada ambiente
    • Orientación (es muy importante por la variación de la radiación solar en cada caso)
    • Tipos de paredes (cada material y espesor presenta su propia capacidad para transferir calor)
    • Tipo de techo
    • Tipos de piso
    • Dimensiones de las aberturas
    • Tipo de vidrio utilizado
  • Con la información obtenida del plano procedemos a confeccionar el balance térmico mediante un software de cálculo. Un parámetro fundamental que se aplica en esta operación es el salto térmico (o “delta t”, por la letra griega que se utiliza para nombrarlo). Este salto térmico es la diferencia de temperatura que queremos asegurar entre el exterior y el interior de la vivienda con el sistema que propondremos (o el cliente y profesional nos soliciten). Con el fin de poder comparar balances térmicos (y, obviamente, sus consecuentes cotizaciones) se fija como convención para nuestra zona de influencia (sudoeste de la provincia de Buenos Aires) un valor de 20°C como diferencia o salto térmico entre el exterior y el interior de la vivienda.
  • El resultado del balance térmico nos indicará la potencia total que deberemos entregar a la vivienda para asegurar el salto térmico de 20°C. Y con dicha potencia procedemos a determinar:
    • El modelo de caldera que exista en el mercado con una potencia igual o mayor a la de cálculo. Es muy importante tener en cuenta la eficiencia de cada artefacto, pues la potencia publicada por los fabricantes es la consumida y no la entregada. Así, habrá que calcular la potencia efectiva en función de su rendimiento.
    • Si la energía suministrada por los serpentines de piso radiante que podremos colocar (en función del área a cubrir por los mismos) será igual o mayor a la necesaria para asegurar el delta “t” de 20°C. Puede suceder que el sistema de piso radiante no sea el adecuado en una vivienda con ambientes muy grandes y mal aislados, pues la cantidad de caños que se pueda colocar para transferir calor estará limitada por el área del piso del ambiente en cuestión.

Con el producto de los cálculos, iniciamos la etapa de obra (luego de aprobado el presupuesto, obviamente…). Ya en obra, cumplimos los siguientes pasos:

  • Colocamos aislación que evita el pasaje de calor hacia abajo. Para esto podemos utilizar placas de telgopor de alta densidad o algún producto en capas, siempre que asegure una resistencia a la transmisión de calor igual o mayor a 1,32 m2 K/W. Siendo “K”, grados Kelvin y “W”, watts. Si la aislación utilizada no es impermeable, la cubrimos con nylon de densidad considerable.
  • Sobre la aislación disponemos malla de hierro electrosoldada (SIMA) como base de sujeción de los serpentines.
  • Disponemos los serpentines de piso radiante sujetándolos con precintos plásticos a la malla SIMA. Tomamos especial cuidado de respetar nuestro proyecto, por el que no superamos los 80/90m lineales en cada circuito.
  • Emplazamos los colectores en bronce en los lugares que la Dirección de Obra nos haya indicado.
  • Los circuitos se conectan a los extremos que presentan los colectores de alimentación y retorno.
  • Ejecutamos las cañerías de alimentación y retorno entre caldera y colectores.
  • Procedemos al llenado de toda la red y realizamos una prueba hidráulica de estanqueidad. Este ensayo se ejecuta a una presión 1,5 veces mayor que la presión de trabajo.
  • Después de algunos minutos de observar la estanqueidad de todo el sistema, solicitamos a la Dirección de Obra que verifique que la presión de prueba se mantiene en un valor constante y, por lo tanto, nos reciba y firme una constancia de este hecho.
  • Durante toda la obra dejamos uno o varios manómetros que permiten a todos los operarios evidenciar si, por algún accidente, se produce una pérdida en las cañerías del sistema de calefacción.
  • Cuando la Dirección de Obra nos indica, regresamos a la vivienda con el fin de colocar la caldera y poner en marcha el sistema. No si antes verificar los manómetros de la prueba hidráulica.
  • Realizados los ajustes pertinentes a esta etapa, entregamos al cliente toda la documentación preparada por nuestro Departamento Técnico.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s